Un debate sobre los ámbitos donde pueden producirse vuelcos que restablezcan el equilibrio planetario.

La acción frente a los problemas ambientales se ha retrasado tanto que en este momento solo un cambio rápido y radical en dirección positiva podría modificar el ritmo de las cosas.

Aunque las posibilidades reales de que se produzca un vuelco repentino y coordinado pudieran parecer escasas, los científicos inciden en que los grandes cambios sociales no son lineales, y en que pueden darse acciones puntuales o cambios de actitudes con un tremendo potencial multiplicador.

Estos cambios expandirían, del mismo modo que una mancha de aceite, una acción transformadora que permita salir de los procesos lineales de deterioro ambiental y nos conducirían, de manera irreversible, a un nuevo estado estable para el planeta.

¿Dónde podrían abrirse “ventanas de oportunidad” o puntos de inflexión social capaces de precipitar esos cambios a gran escala? Miremos a las ciudades, al sistema alimentario, la energía o la educación, entre otros, en busca de “puntos de retorno” para salvar el planeta.

Caty Arévalo

Caty Arévalo es periodista y comunicadora experta en medio ambiente. Durante casi dos décadas ha cubierto los principales acontecimientos en esta materia a nivel nacional e internacional como corresponsal ambiental de la Agencia EFE. Paralelamente, ha sido investigadora y autora de publicaciones sobre la comunicación del cambio climático en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), donde formó parte del programa Knight Science Journalism en el curso 2013/14, y en el Instituto Reuters de la Universidad de Oxford. Su trayectoria en la comunicación y divulgación del conocimiento de las cuestiones ambientales ha sido reconocida, entre otros, con el Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad. De 2018 a 2021 dirigió la comunicación del Ministerio para la Transición Ecológica, desde donde contribuyó a impulsar el debate social sobre la necesidad de avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo. Actualmente es asesora de la Presidencia del Senado.

Un debate sobre los ámbitos donde pueden producirse vuelcos que restablezcan el equilibrio planetario.

La acción frente a los problemas ambientales se ha retrasado tanto que en este momento solo un cambio rápido y radical en dirección positiva podría modificar el ritmo de las cosas.

Aunque las posibilidades reales de que se produzca un vuelco repentino y coordinado pudieran parecer escasas, los científicos inciden en que los grandes cambios sociales no son lineales, y en que pueden darse acciones puntuales o cambios de actitudes con un tremendo potencial multiplicador.

Estos cambios expandirían, del mismo modo que una mancha de aceite, una acción transformadora que permita salir de los procesos lineales de deterioro ambiental y nos conducirían, de manera irreversible, a un nuevo estado estable para el planeta.

¿Dónde podrían abrirse “ventanas de oportunidad” o puntos de inflexión social capaces de precipitar esos cambios a gran escala? Miremos a las ciudades, al sistema alimentario, la energía o la educación, entre otros, en busca de “puntos de retorno” para salvar el planeta.


Colaboran