La Transición energética debe servir para dar certidumbre y estabilidad a todos los actores, públicos y privados, y a movilizar la acción climática.

El modelo energético que conocemos hoy en día está ya obsoleto. Estamos entrando en un nuevo escenario en el que será posible cubrir gran parte de la demanda energética con energías renovables, en el que el consumidor podrá tomar decisiones mucho más relevantes que la simple elección del proveedor de su energía, en el que las telecomunicaciones cobrarán un protagonismo mayor que la propia energía transmitida y consumida, y en el que se cuestionará una buena parte de las infraestructuras actuales.

Si se trabaja en un horizonte (año 2050) en el que la demanda esté con energías renovables, eso conllevará una progresiva electrificación de los consumos, un cambio en el que el vehículo eléctrico comienza ya a ejercer de elemento tractor. Este nuevo escenario estará formado por generaciones pequeñas, muy distribuidas, y en muchos casos, asociadas a almacenamiento eléctrico, con múltiples propietarios y con nuevos modelos de intercambio y compartición de infraestructuras y de energía. El consumidor pasará a tomar el papel de actor principal, por lo que podrá actuar como generador, consumidor, vendedor, partícipe de comunidades energéticas, …, actuando en ámbitos que, a día de hoy, no le son accesibles.

Este cambio vendrá acompañado de un nuevo paradigma en el modelo de transporte, basado en una movilidad eléctrica y prestada como un servicio y no como una propiedad a usar y mantener. Todo ello se fundamentará en una buena comunicación de datos en tiempo real que permitirá la toma inmediata de decisiones, el conocimiento preciso de la procedencia de la energía, la oferta y previsión de precios. En ese contexto, las telecomunicaciones y los sistemas de información adquirirán una gran relevancia en este sector de la energía.

Estamos, por lo tanto, a las puertas de una nueva realidad y son innumerables las oportunidades que se van a presentar y que no deberíamos perder.

La conferencia se emitirá online en directo. Si desea participar inscríbase para acceder vía ZOOM. Si desea seguir en streaming (sin participación) acceda a la web www.donostiasustainabilityforum.eus (se publicará el acceso el mismo día).

Enrique Monasterio Beñaran

EVE - Instituto Vasco de la Energía

Enrique Monasterio es Ingeniero Industrial en la especialidad de técnicas energéticas por la Escuela de Ingeniería de Bilbao (UPV/EHU) en donde cursó también el doctorado en Ingeniería Térmica. Cuenta además con un Máster en Liderazgo de Proyectos de Automoción por el AIC. Su trayectoria profesional ha estado siempre ligada al sector energético. En la actualidad, es Director de Desarrollo e Innovación de EVE, entidad en la que ha ocupado diferentes puestos desde el año 1992. Entre los años 2010 y 2016, y posteriormente, en el primer semestre de 2018, ocupó el cargo de Director General de la empresa de prestación de servicios de recarga de vehículos eléctricos, IBIL (participada al 50% entre EVE y REPSOL) y de su filial de car-sharing eléctrico IBILEK. Durante unos años compaginó su trabajo en el Ente Vasco de la Energía con la actividad docente como profesor de Termodinámica en la Escuela de Ingeniería de Bilbao (UPV/EHU).

La Transición energética debe servir para dar certidumbre y estabilidad a todos los actores, públicos y privados, y a movilizar la acción climática.

El modelo energético que conocemos hoy en día está ya obsoleto. Estamos entrando en un nuevo escenario en el que será posible cubrir gran parte de la demanda energética con energías renovables, en el que el consumidor podrá tomar decisiones mucho más relevantes que la simple elección del proveedor de su energía, en el que las telecomunicaciones cobrarán un protagonismo mayor que la propia energía transmitida y consumida, y en el que se cuestionará una buena parte de las infraestructuras actuales.

Si se trabaja en un horizonte (año 2050) en el que la demanda esté con energías renovables, eso conllevará una progresiva electrificación de los consumos, un cambio en el que el vehículo eléctrico comienza ya a ejercer de elemento tractor. Este nuevo escenario estará formado por generaciones pequeñas, muy distribuidas, y en muchos casos, asociadas a almacenamiento eléctrico, con múltiples propietarios y con nuevos modelos de intercambio y compartición de infraestructuras y de energía. El consumidor pasará a tomar el papel de actor principal, por lo que podrá actuar como generador, consumidor, vendedor, partícipe de comunidades energéticas, …, actuando en ámbitos que, a día de hoy, no le son accesibles.

Este cambio vendrá acompañado de un nuevo paradigma en el modelo de transporte, basado en una movilidad eléctrica y prestada como un servicio y no como una propiedad a usar y mantener. Todo ello se fundamentará en una buena comunicación de datos en tiempo real que permitirá la toma inmediata de decisiones, el conocimiento preciso de la procedencia de la energía, la oferta y previsión de precios. En ese contexto, las telecomunicaciones y los sistemas de información adquirirán una gran relevancia en este sector de la energía.

Estamos, por lo tanto, a las puertas de una nueva realidad y son innumerables las oportunidades que se van a presentar y que no deberíamos perder.

La conferencia se emitirá online en directo. Si desea participar inscríbase para acceder vía ZOOM. Si desea seguir en streaming (sin participación) acceda a la web www.donostiasustainabilityforum.eus (se publicará el acceso el mismo día).


Colaboran