El Orangután, o el “Humano del Bosque”, ha perdido gran parte de su hábitat, los bosques de Borneo y Sumatra. Karmele nos cuenta su experiencia de más de 17 años rescatando y recuperando orangutanes para devolverlos a su hábitat.

Entre 1999 y 2015, más de 100.000 orangutanes de Borneo desaparecieron debido a la pérdida y fragmentación de su hábitat, la caza furtiva y el comercio ilegal de especies salvajes. Si no se pone freno a este declive, se calcula que para 2025, el 82% de su población se habrá extinguido. El objetivo de International Animal Rescue (IAR) es evitar la desaparición tanto de estos grandes simios como de otras especies únicas de Borneo, como el mono narigudo y la pantera nebulosa, a través de un programa de conservación en el Parque Nacional de Bukit Baka Bukit Raya, un espacio de 200.000 hectáreas de bosque tropical de altísimo valor para la conservación ubicado en la zona llamada “el corazón de Borneo”,

Karmele Llano es Premio Mundial a la Conservación de la Biodiversidad de la Fundación BBVA por su trabajo de recuperación de orangutanes en Borneo y líder de IAR Indonesia, una organización dedicada a la conservación de orangutanes y otras especies amenazadas donde hoy trabajan más de 270 personas, ha conseguido junto con su equipo reintroducir a más de 50 orangutanes rescatados. Además, esta organización ha creado un programa de apoyo a la sanidad, la educación y el empleo de las comunidades indígenas locales para frenar el deterioro del ecosistema en Borneo del que dependen estos grandes simios.

Karmele Llano

Director of IAR (International Animal Rescue) Indonesia

Veterinaria que, después de completar su carrera en León, consiguió un Master de Medicina Veterinaria de Conservación por la Univ. de Murdoch (Australia) y continúa, a día de hoy, sus estudios para el Doctorado en Medicina Veterinaria en la Free Univ. en Berlin. En 2000, trabajó como voluntaria en un centro de rescate de animales salvajes en los Llanos, Venezuela. En 2002, con una Beca Sócrates, trabajó en un centro de recuperación de primates en Holanda. En 2003, fue de voluntaria a Indonesia, donde trabajó en varios centros de rescate y recuperación de especies salvajes. En 2006, inició en Indonesia un proyecto para la recuperación de primates, y así creó la Fundación IAR Indonesia, donde trabaja desde entonces como directora. Karmele, junto con su equipo, lleva a cabo varios proyectos de conservación y protección de la biodiversidad, entre ellos, el rescate y recuperación de orangutanes en Kalimantan. Premio Mundial a la Conservación de la Biodiversidad de la Fundación BBVA.

El Orangután, o el “Humano del Bosque”, ha perdido gran parte de su hábitat, los bosques de Borneo y Sumatra. Karmele nos cuenta su experiencia de más de 17 años rescatando y recuperando orangutanes para devolverlos a su hábitat.

Entre 1999 y 2015, más de 100.000 orangutanes de Borneo desaparecieron debido a la pérdida y fragmentación de su hábitat, la caza furtiva y el comercio ilegal de especies salvajes. Si no se pone freno a este declive, se calcula que para 2025, el 82% de su población se habrá extinguido. El objetivo de International Animal Rescue (IAR) es evitar la desaparición tanto de estos grandes simios como de otras especies únicas de Borneo, como el mono narigudo y la pantera nebulosa, a través de un programa de conservación en el Parque Nacional de Bukit Baka Bukit Raya, un espacio de 200.000 hectáreas de bosque tropical de altísimo valor para la conservación ubicado en la zona llamada “el corazón de Borneo”,

Karmele Llano es Premio Mundial a la Conservación de la Biodiversidad de la Fundación BBVA por su trabajo de recuperación de orangutanes en Borneo y líder de IAR Indonesia, una organización dedicada a la conservación de orangutanes y otras especies amenazadas donde hoy trabajan más de 270 personas, ha conseguido junto con su equipo reintroducir a más de 50 orangutanes rescatados. Además, esta organización ha creado un programa de apoyo a la sanidad, la educación y el empleo de las comunidades indígenas locales para frenar el deterioro del ecosistema en Borneo del que dependen estos grandes simios.


Colaboran