Charla en torno al papel que puede jugar Artikutza en el futuro sostenible de San Sebastián.

Hubo una época en la que se llevaban a cabo muchas actividades en Artikutza, como el pastoreo, la minería y la elaboración del carbón, como en cualquier otro valle. Sin embargo, hace un siglo, el ayuntamiento de San Sebastián compró Artikutza para garantizar el suministro de agua de calidad. Desde entonces, se ha seguido un plan de gestión muy conservador, ya que garantizar el agua de calidad ha llevado a proteger los bosques. Esto ha supuesto un aumento del valor natural de Artikutza, mientras que el entorno ha seguido deteriorándose. Hoy, fruto de esta gestión conservacionista de un siglo, Artikutza garantiza la máxima calidad de agua en el embalse de Añarbe, además de aglutinar los bosques más maduros de la comarca y la mayor biodiversidad

Los años venideros traerán consigo grandes retos de sostenibilidad. Para responder a estos retos debemos cambiar nuestro modo de vida de manera radical, repensar nuestras ciudades, cuidar y mejorar nuestros entornos naturales. Esto reforzará el papel que tiene Artikutza en la sostenibilidad de San Sebastián. El agua es importante hoy, y continuará siendo importante en el futuro, cuanto más predecible sea el clima más importante será el agua. Además, Artikutza continuará cumpliendo funciones de gran importancia como proteger la biodiversidad, acoger bosques y ríos naturales y ser depósito del patrimonio cultural y sumidero de carbono.

Artikutza, por tanto, cumple hoy por hoy la función de un laboratorio natural donde, teniendo en cuenta la baja actividad social que se lleva a cabo allí, se pueden apreciar con mayor precisión los efectos del calentamiento global en el caudal de los ríos, la temperatura o la calidad del agua. Del mismo modo, Artikutza ofrece excelentes oportunidades para vigilar la dinámica de especies en peligro de extinción, como los topos de agua, para comprender cómo conservar sus poblaciones. Además, Artikutza nos ofrece la oportunidad de ver cómo es un ecosistema natural y poder disfrutarlo.

Con la mirada puesta en el futuro, existen, sin lugar a dudas, grandes retos. Entre ellos es destacable el cambio climático, pues puede poner en peligro algunas especies autóctonas, pero el mayor peligro es que la sociedad olvide el valor de los espacios naturales, que no repare en que una vida de calidad requiere un entorno de calidad.

Arturo Elosegi Irurtia

Biologian Doktore eta Ekologia Katedraduna (UPV/EHU)

Doctor en Biología, Catedrático de Ecología de la UPV/EHU. Profesor e investigador en la Fac. de Ciencia y Tecnología de la UPV/EHU Investiga la ecología de los ríos, prestando especial atención a los efectos de las actividades humanas sobre la estructura, la biodiversidad y el funcionamiento de los ecosistemas. Así, ha analizado la influencia de la actividad forestal, la contaminación, la construcción de embalses o las centrales hidroeléctricas, tanto en el País Vasco como en otros lugares del mundo, gracias a proyectos de investigación a todos los niveles, desde el local al internacional. Ha escrito quince libros, más de 40 capítulos y más de un centenar de artículos de investigación. Ha juzgado artículos para 90 revistas científicas proyectos de investigación. Colabora con los gestores ambientales en la definición de métodos de valoración de ecosistemas naturales, en el análisis de planes de gestión o en el diseño y seguimiento de proyectos de restauración.

Charla en torno al papel que puede jugar Artikutza en el futuro sostenible de San Sebastián.

Hubo una época en la que se llevaban a cabo muchas actividades en Artikutza, como el pastoreo, la minería y la elaboración del carbón, como en cualquier otro valle. Sin embargo, hace un siglo, el ayuntamiento de San Sebastián compró Artikutza para garantizar el suministro de agua de calidad. Desde entonces, se ha seguido un plan de gestión muy conservador, ya que garantizar el agua de calidad ha llevado a proteger los bosques. Esto ha supuesto un aumento del valor natural de Artikutza, mientras que el entorno ha seguido deteriorándose. Hoy, fruto de esta gestión conservacionista de un siglo, Artikutza garantiza la máxima calidad de agua en el embalse de Añarbe, además de aglutinar los bosques más maduros de la comarca y la mayor biodiversidad

Los años venideros traerán consigo grandes retos de sostenibilidad. Para responder a estos retos debemos cambiar nuestro modo de vida de manera radical, repensar nuestras ciudades, cuidar y mejorar nuestros entornos naturales. Esto reforzará el papel que tiene Artikutza en la sostenibilidad de San Sebastián. El agua es importante hoy, y continuará siendo importante en el futuro, cuanto más predecible sea el clima más importante será el agua. Además, Artikutza continuará cumpliendo funciones de gran importancia como proteger la biodiversidad, acoger bosques y ríos naturales y ser depósito del patrimonio cultural y sumidero de carbono.

Artikutza, por tanto, cumple hoy por hoy la función de un laboratorio natural donde, teniendo en cuenta la baja actividad social que se lleva a cabo allí, se pueden apreciar con mayor precisión los efectos del calentamiento global en el caudal de los ríos, la temperatura o la calidad del agua. Del mismo modo, Artikutza ofrece excelentes oportunidades para vigilar la dinámica de especies en peligro de extinción, como los topos de agua, para comprender cómo conservar sus poblaciones. Además, Artikutza nos ofrece la oportunidad de ver cómo es un ecosistema natural y poder disfrutarlo.

Con la mirada puesta en el futuro, existen, sin lugar a dudas, grandes retos. Entre ellos es destacable el cambio climático, pues puede poner en peligro algunas especies autóctonas, pero el mayor peligro es que la sociedad olvide el valor de los espacios naturales, que no repare en que una vida de calidad requiere un entorno de calidad.


Colaboran